Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

domingo, 6 de diciembre de 2009

SOBRE LOS EMPUJONES.

Los que doña Aminatou Haidar dice -cuenta El Imparcial- que le está dando España, como cómplice de Marruecos, hacia la muerte.
Doña Aminatou Haidar es la señora saharaui -activista, la denominan- a la que Marruecos retiró el pasaporte y devolvió a Lanzarote, por cuyo motivo lleva tres semanas en huelga de hambre.
Doña Aminatou se queja de que España no le resuelva su situación, lo que -en su opinión- supone la vulneración de la "legalidad internacional, los derechos humanos", lo que evidencia el alto concepto en que la citada señora se tiene.
Y lleva razón al decir que el Gobierno español no sabe lo que hace, y se deja miccionar por el mojamé, y que sobre hacer de cortesana, pone el lecho.
Pero, señora Haidar, el Gobierno español le ha dado a usted todas las opciones posibles, y ninguna le ha resultado satisfactoria, luego España ha cumplido sobradamente con sus obligaciones legales y humanitarias. Lo que no puede hacer un Gobierno -ni siquiera este que soportamos- es provocar un conflicto internacional por el gusto de una persona. Por mucha razón que la persona tenga, que no se la niego.

1 comentario:

soldado_vikingo dijo...

Hace un par de dias vi un cartel del PCE en el que instaba a una concentración en favor de esta señora. Ahora entiendo por qué no la dejan ir a Marruecos, allí no toleran a este tipo de gente.

Publicidad: